Día 5

Etapa #5: Cal Roig – Arsèguel – Cava – Querforadat – Tolriu – Bar – Montellà – Santa Eugènia1407 AR Volta Cadi eBTT Etapa 5

Hoy es Viernes. Hemos pasado la noche en cal Roig y hemos descansado bien. Desayunamos con calma, y después de recoger la habitación y colocar todo nuevamente en las alforjas, ponemos a punto las bicicletas: limpiar, engrasar, colocar las baterías que se han cargado durante la noche, colocar las alforjas, etc.

Las bicicletas en la terraza de Cal Roig

Las bicicletas en la terraza de Cal Roig

Hoy no tenemos ninguna prisa, pues simplemente tenemos que acabar la etapa que no pudimos acabar ayer, debido al problema con la cubierta de la bici de Marta. Sólo tenemos unos 20 Km, hasta la casa rural que tenemos reservada en Santa Eugènia, y además hay muy poco desnivel.

Yo me quedo un rato tomando notas del viaje en la bonita terraza de Cal Roig, mientras Marta se va con la bicicleta a inspeccionar los alrededores.

Al otro lado de la carretera hay un balneario, y le propongo a Marta ir al balneario a tomar un baño, y quizás hacernos algún masaje para dejar las piernas y la espalda como nuevas. Pero a Marta no le apetece mucho, y prefiere pedalear más, alargando un poco la etapa! (realmente ha olvidado completamente las penas del segundo día!)

Decidimos, que ya que tenemos tiempo, vamos a desviarnos de la ruta programada, para ir a comer a algún bonito pueblo de la cara norte de la sierra del Cadí. Miramos el mapa, y uno de los pueblos cercanos, que parece estar muy cerca de la cara norte y que además tiene un curioso nombre, es Querforadat.

Ponemos “restaurante querforadat” en google y nos aparece Cal Mariet que dice que tiene un menú cerrado de 60€. Uf!, demasiado para nosotros, y aún más para ir allí en una bicicleta con alforjas!. Cal Mariet debe ser famoso, porque tiene muchas entradas en google. Buscamos a ver si hay algo más y nos aparece Cal Coix. Llamo por teléfono, para preguntar, y una señora, muy amablemente me dice que sí que nos pueden dar comida. Que hoy tiene poca cosa, pero que nos hace un menú por 12€. Es perfecto para nosotros, y una buena excusa para visitar Querforadat. Le digo que vamos en bicicleta y calculando el tiempo de subir todo por carretera, que llegaremos aproximadamente dentro de una hora. Entonces ella me dice, que si vamos en bicicleta, en lugar de seguir la carretera que llega hasta el pueblo, es mejor subir a Cava (hasta allí por carretera), y entonces tomar uno de dos posibles caminos con buenas vistas, que llegan a Querforadat, atravesando una pequeña montaña. Decidimos seguir su recomendación.

Subiendo a Cava

Subiendo a Cava

Hacia las 12:30 dejamos Cal Roig y empezamos a subir otra vez, por la carreterita, que llega a Arsèguel, y desde allí seguimos subiendo por carretera hasta el pueblo de Cava, con fantásticas vistas a la cara norte del Cadí.

Cava es un núcleo muy pequeño, y parece poco habitado. Allí no vemos ninguna pista. Sólo un sendero que sube y otro que baja. Encontramos a un francés que está allí de vacaciones y le preguntamos por el camino que sube. Dice que él subió un trozo ayer, andando. Le preguntamos si es ciclable, y pone mala cara… Dice que el primer trozo sube mucho, y que más arriba es un poco más llano.

Pensamos que con las bicis eléctricas  podremos subir sin problemas. Además hoy no tenemos necesidad de ahorrar batería, y Querforadat no parece estar muy lejos. Pero no sabemos lo que nos espera…

de Cava a Querforadat

de Cava a Querforadat

Empezamos el sendero y a los pocos metros nos tenemos que bajar de la bici y empujar. Hay que empujar los 30 Kg de la bicicleta con alforjas. En algunos tramos de mucha pendiente yo empujo la mía, y después bajo para ayudar a Marta a empujar la suya. Ya estoy sudando una barbaridad y rezando para que el tramo malo sea corto.

Las bicicletas tienen un botón que se supone que ayuda a mover la bicicleta cuando tú vas andado al lado. Pero este botón funciona muy mal. Es difícil mantenerlo apretado (tiene mala ergonomía) y la bicicleta avanza muy lentamente y con muy poca fuerza. O sea, que es casi inútil.

Después de un buen rato, haciendo algún tramo campo a través, llegamos a una casa que parece estar medio en ruinas (Cal Pubill). Allí hay animales (vacas) pero no hay nadie para preguntar. Estamos destrozados. Hemos hecho un trozo muy corto y ya son más de las 3 de la tarde. Marta ya no quiere seguir por este camino y propone dar la vuelta y volver a Cava. Es imposible que éste sea el camino que nos ha recomendado la señora de Cal Coix. Seguramente no hemos cogido el camino correcto.  Y de hecho, en el mapa que llevamos en el GPS, no aparece ningún camino desde Cal Pubill hasta Querforadat. Como tengo cobertura telefónica, decido llamar a Cal Coix para preguntar por el camino. Le digo a la señora que nos hemos perdido, y que estamos en Cal Pubill. Ella me dice que no nos hemos perdido, que vamos bien. Entonces le digo: “pero este camino no es ciclable!” y ella me responde: “si que lo es, mi sobrino la hace a menudo sin problemas”. Pues vaya sobrino, el de la señora!

Con reticencias de Marta, decidimos continuar. Ahora es una pena volver, y seguramente pronto llegaremos al tramo bueno y llano del camino. Pero aún hacemos un buen rato de sendero estrecho, con bastantes tramos empujando la bici, y cuando vamos montados, pasando demasiado cerca de pequeños precipicios.

Por fin se acaba la subida y empezamos la bajada por una trialera. Sobre las 16:30 llegamos a Querforadat. Hoy hemos hecho el peor camino de toda la ruta. Han sido más de 3 horas empujando las bicis. Ha sido la primera vez que subimos un desnivel importante, sin gastar casi nada de batería!

Cuando acaba la trialera por donde hemos bajado, encontramos una casa, medio en ruinas, donde aún hay gente comiendo. Me asomo y pregunto si es cal Coix. Me dicen que no, que Cal Coix está más abajo. Entonces deduzco que esta casa es Cal Mariet, la del menú de 60€. Es lo cuesta comer con el encanto de una casa en ruinas a los pies de la cara norte del Cadí, con unas vistas impresionantes. Supongo que la comida también debe estar buena.

Seguimos bajando por el pueblo y encontramos Cal Coix. Ésta es una casa particular, donde la señora Mercè se trasladó con su familia hace algunos años, y ahora abren el comedor de su casa para dar comidas. Ya son casi las 5 de la tarde. Al entrar en la casa, lo primero que pregunto es si aún podemos comer… Seguramente la señora Mercè nos ha visto muy deteriorados, y quizás se sentía un poco culpable por habernos recomendado el camino que hace su sobrino, porque nos ha tratado como reyes!. El té casero, con menta y limón, bien fresquito, estaba de muerte! Decidimos que Cal Coix es un lugar al que volveremos en otra ocasión, pero será andando o en coche por carretera!

A las 18:30, iniciamos la larga bajada por carretera, con magníficas vistas al valle, mientras hacemos la digestión. Durante la bajada, visitamos el pueblo de Bar, pero no tenemos sitio en las alforjas para comprar y llevarnos uno de sus típicos quesos. Salimos de Bar por una pista que empalma con un trozo de carretera y al poco rato nos desviamos por otra pista. En ésta pista encontramos un inmenso rebaño de ovejas cerrando el paso. Es increíble ver como las ovejas se escapan y saltan de la carretera cuando nos acercamos.

por aquí no podemos seguir

por aquí no podemos seguir

camino peligroso

camino peligroso

Llegando casi a la carretera general La Seu – Puigcerdà, entramos en una zona de obras, donde parece que están haciendo una central. Está todo muy mal señalizado. Al parecer hemos perdido el camino, y llegamos a un túnel en construcción que no lleva a ningún sitio. Volvemos atrás y decidimos cruzar el río para hacer un trocito por la carretera general, hasta un puente que hay más adelante. Allí volveremos a cruzar el río para tomar nuevamente el camino que llevamos marcado en el GPS. Así lo hacemos, y todo bien hasta que llegamos a una nueva zona de obras. No queda claro por donde sigue el camino, y nos metemos dentro de una canalización de agua gigante. Viajamos por esta canalización más de 2 Km, hasta que llegamos a lo que parece ser una pequeña compuerta, en construcción,  que conecta con el río. Que suerte que no la han abierto mientras nosotros estábamos dentro! Por allí no podemos seguir, así que vuelta para atrás otra vez. Probamos otro camino, realmente un sendero, y esta vez sí que recuperamos el camino marcado de la ruta.

Nuevamente nos preocupamos un poco, pues empieza a anochecer y aun nos quedan casi 10 Km hasta Santa Eugènia. Finalmente llegamos a la casa rural Els Torrents, en Santa Eugènia sobre las 21:30. Un sitio perfecto para pernoctar durante cualquier ruta dando la vuelta al Cadí.

La batería de la bicicleta roja de Marta ha llegado a Santa Eugènia con dos rayitas ya avanzadas, y yo bastante justito, con sólo una rayita, ya avanzada.

Hoy hemos hecho 40 Km y 1.304 metros de ascenso, superando un puerto de 1.603 metros, según el GPS. El controlador Bosch de la bici verde marca 42.71 Km, y 3h 4m pedaleando a una velocidad media de 13.9 Km/h. Parece que el controlador no cuenta el tiempo mientras se empuja la bici sin pedalear…

Hoy podía haber sido la etapa más corta y fácil de toda la ruta, pero con la subida desde Cava a Querforadat, intentando imitar al sobrino de la señora de Cal Coix, ha sido la etapa más dura con diferencia. Suerte que cenando en Els Torrents, seguro que vamos a olvidar lo duro que ha sido el día…

Día 6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s